Sabado,04 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Retablo de la Cena

23 de Noviembre de 2014
Iglesia en Córdoba 442

En la parte exterior del muro de cerramiento de la capilla precedente, podemos observar un retablo con un gran lienzo, correspondiente en realidad a la desaparecida capilla del Santísimo Sacramento o de la Cena, que, situada entre el mihrab y la capilla de Santa Teresa, fue desmantelada, como nos recuerda M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, pag. 368-369]: El retablo se mantuvo en su lugar original hasta el 6 de septiembre de 1912, fecha en que, a causa de las obras de restauración de la qibla dirigidas por R. Velázquez Bosco, fue desplazado [...] para pasar finalmente, en 1982, al muro sur de la capilla de San Pedro Mártir.

Este retablo -continúa D. Manuel- fue pintado por Pablo de Céspedes, natural de Córdoba, racionero de esta Catedral desde 1577. El pintor debió ejecutar esta obra tras su segundo viaje a Roma (1582-1592), entre los años 1593 y 1595. De nuevo comprobamos la relación artística de nuestra ciudad con la Urbe. En efecto, fruto de esas visitas podemos contemplar, en la Trinità dei Monti, una de las iglesias más famosas de Roma -que se alza sobre la escalinata que arranca de la Plaza de España-, la capilla de la Anunciación, decorada con pinturas de nuestro paisano Céspedes. Pero sigamos con la explicación de D. Manuel: Sabemos por otra parte que el marco -gran cornucopia con un pequeño banco más un registro central coronado por un frontón curvo partido y rematado por una cartela y los escudos de los fundadores- fue tallado por Juan de Ortuño en 1595. [...] Las tres pinturas del banco representan, de izquierda a derecha, a Elias confortado por el ángel, el Encuentro de Abraham y Melquisedec, y Sansón sacando un panal de miel de la boca del león & [IRe 19, 5-8; Gn 14, 18-20; Je 14, 5-9], En el centro del frontón partido, un óleo sobre lienzo con figura femenina y un cáliz en la mano, símbolo de la fe en el misterio de la Eucaristía.

No es casualidad que el conjunto estuviera en la capilla del Sacramento. Sobre las prefiguraciones, el momento que se representa en el lienzo principal es la Institución de la Eucaristía, motivo que se generalizó después de las dudas formuladas por los protestantes sobre el misterio de la Presencia real. Antes de esa época -para descrédito del Código Da Vinci-, lo que se escenificaba en la Cena era el anuncio de la traición.

Pero detengámonos un momento para admirar esta gran obra, en la que se aprecia la influencia de los grandes cenáculos italianos. Contemplemos los detalles, como la espléndida fuente y el aguamanil en primer plano®, que recuerdan las purificaciones pascuales de los judíos, y también el lavatorio de los pies Qn 13, 4-12]. Sobre la mesa, hermosas piezas de vajilla», un salero y algún limón®, que en la Pascua judía recuerdan la amargura del agua del mar y de la esclavitud.

El gran lienzo de la Cena, pues, junto a las pequeñas representaciones alusivas del banco, nos habla de la esencia de nuestra fe católica: la fe en la Presencia real de Jesús en la Eucaristía, prefigurada ya en el Antiguo Testamento. Y es la esencia porque, como recordaba el gran papa San Juan Pablo II, “La Iglesia vive de la Eucaristía. Esta verdad no expresa solamente una experiencia cotidiana de fe, sino que encierra en síntesis el núcleo del misterio de la Iglesia”EE, 1].

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba