Martes,04 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Agua para El Quijote.

22 de Julio de 2012
Diario Córdoba ImagenLa Fuente del Potro data de 1577, año en que el Corregidor Garci Suárez de Carvajal la estableció en la esquina de su plaza, donde ahora está el triunfo de San Rafael, que había hecho Miguel de Verdiguier para la Plaza de San Hipólito. Cuando este triunfo se trasladó aquí en 1847, la fuente pasó al centro de la plaza, donde se convirtió en protagonista de una de las postales más repetidas y en emblema de la ciudad.
La fuente está colocada sobre dos escalones de piedra protegidos por ocho hitos de piedra labrada, de unos 35 centímetros de altura y de forma hexagonal y está integrada por un pilón octogonal hecho con mármoles rojos y negros desvaídos por el paso del tiempo. Del centro del pilón emerge una columna abalaustrada que termina en un capitel, que sostiene una taza circular de piedra, con cuatro salidas de agua al pilón. En el centro de la taza, una gran piña con cuatro cabezas de león, con sus caños correspondientes, que vierten sobre la taza. (Quién no recuerda la imagen de hombres y mujeres que llenaban sus cántaros de agua fresca usando largas cañas de bambú enchufadas directamente en la boca de las cuatro cabezas de león que rodean la piña).
En la parte alta de la piña la figura de un potro encabritado, alzado de manos sobre el escudo de la ciudad. Asegura Primo Jurado en Córdoba eterna que la figura del potro es posterior a la fuente porque fue diseñada por el pintor cordobés Antonio del Castillo y esculpida por Bernabé Gómez del Río, el que hizo el San Rafael del Puente Romano, hombres del siglo XVII.
Parece claro que es la plaza la que da nombre a la fuente y no al revés “porque en aquel sitio se vendían antiguamente los potros y muías”, según Ramírez de las Casa-Deza.
De esta manera se seguiría la práctica medieval motivada por el analfabetismo general de indicar con imágenes las actividades comerciales.
Costumbre que ha llegado hasta nuestros días, cuando todavía se ofrecen las ferreterías poniendo en sus fachadas imágenes de llaves, candados o campanas o las ópticas con grandes gafas.
El potro sobre la fuente cumple esa misión.
Pero de lo que se enorgullece la fuente es de haber sido citada reiteradamente por Miguel de Cervantes y Saavedra, a quien el azulejo de la fachada de los Museos, denomina Príncipe de los Ingenios, de abolengo cordobés, que el propio escritor Cervantes reconoce, al afirmar en un pleito que es hijo y nieto de cordobeses.
La plaza por haber sido hecha peatonal hace treinta años, por su cercanía con la Medina y la Ribera, los importantes Museos de Bellas Artes y Julio Romero de Torres y la recuperada Posada del Potro se ha convertido en punto de encuentro del turismo y la cultura cordobesa, mientras todavía hay quien bebe, como Cervantes, agua fresca sacada con caña de la piña sobre la que caracolea el potro.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba