Domingo,09 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Venus, Júpiter y La Mezquita

25 de Marzo de 2012
Diario Córdoba ImagenA pesar del frenesí de la sociedad actual, desbordada por información rápida gracias a internet, la danza de los planetas sigue su curso imperturbable en los cielos. Este año, al que llamamos de forma caprichosa 2012 por esa herramienta útil que es el calendario, va a traer grandes momentos en los que profesionales y profanos vamos a disfrutar de la maquinaria que rige el firmamento. Esto no tiene absolutamente ninguna relación con lo que puedan profetizar agoreros y magufos, ni con el supuesto y malentendido “fin del mundo predicho por los mayas”, o con los difusos destinos que intentan fijar astrólogos sobre nuestras vidas al clasificar a 7.000 millones de personas en 12 categorías: solo obedece a unas leyes físicas que se resumen en la Gravitación Universal. En particular, en las últimas semanas se está pudiendo observar en todo el mundo una preciosa alineación entre los planetas Júpiter y Venus. Incluso dentro de las grandes ciudades, maldecidas con esa lacra que es la contaminación lumínica y por la que se pierden miles de millones de euros al año, se pueden distinguir sin demasiados problemas estos brillantes planetas. Córdoba no es una excepción, posiblemente incluso el lector se ha preguntado en los últimos días qué son esos dos luceros que se observan hacia el oeste tras la puesta de sol mientras paseaba por las serpenteantes calles que alberga nuestra hermosa ciudad. Venus es siempre el astro más brillante del cielo, tras el Sol y la Luna, por supuesto, aunque actualmente su brillo es a veces superado por la Estación Espacial Internacional. Júpiter, el Rey de los Planetas, es el cuarto objeto natural más brillante del firmamento. En realidad, alrededor de 1.500 planetas como Venus entran dentro de Júpiter, pero éste está 7.6 veces más lejos que nosotros estos días (hoy la distancia a Venus es de 112 millones de kilómetros, mientras que nos separan 855 millones de kilómetros de Júpiter, que está a 47.5 minutos luz de la Tierra). Estas semanas, Júpiter y Venus se encuentran proyectados sobre la constelación zodiacal de Aries, un grupo de estrellas de brillo medio-débil azarosamente escogido en la AntigŁedad para representar en el cielo el famoso Vellocino de Oro que buscaron Jasón y los Argonautas.
Cuando dos o más planetas aparecen cercanos en el cielo, los astrónomos hablan de “conjunción planetaria”. Como vemos, esto no significa que ambos cuerpos estén físicamente cercanos: simplemente los vemos aparentemente próximos desde nuestra posición en la Tierra.
E insistimos en que nada especial va a ocurrir en nuestras vidas por ello (salvo el disfrute de su visión), a pesar de que astrólogos y demás charlatanes intenten adaptar tales fenómenos a sucesos de nuestra vida cotidiana. No somos tan importantes en el conjunto del Cosmos. Nuestra conexión con el Universo es más profunda, en realidad, que esas vagas ideas astrológicas. Nuestros átomos se crearon dentro de estrellas que vivieron miles de millones de años atrás. Somos ceniza de estrellas que intenta entender el mundo en el que vive para entenderse a sí mismos.
UNA FOTO EXCEPCIONAL
La imagen que mostramos aquí fue captada por el astrofotógrafo cordobés Paco Bellido, autor del exitoso blog de Astronomía El Beso en la Luna (http://mizar.blogalia.com), el pasado lunes 12 de marzo. Recoge la visión de Córdoba, con la Mezquita, el Puente Romano, el Guadalquivir y el Paseo de la Ribera, y de conjunción entre Venus (derecha) y Júpiter (izquierda) tras la puesta de sol. Para conseguir esta fotografía se usó una cámara CANON EOS 550D sobre un trípode, con un objetivo con longitud focal de 19mm, apertura f/4 y 2.5 segundos de integración. El avance de la tecnología ha hecho posible que actualmente esté al alcance de muchas personas el poder realizar tomas del cielo de forma sencilla, aunque sólo la experiencia combinada de astrónomo y fotógrafo puede proporcionar resultados tan buenos como los que se presentan aquí. La fotografía también muestra el reflejo de ambos planetas sobre el río Guadalquivir. Paco Bellido eligió el 12 de marzo para tomar sus fotografías porque era el día en el que ambos planetas se encontrarían más cerca en el cielo: distaban entre sí sólo 3 grados (el diámetro de 6 lunas llenas). En realidad, Paco Bellido ha tomado más fotografías de la conjunción planetaria en otros lugares de Córdoba, como en la Plaza de Capuchinos junto al Cristo de los Faroles, e incluso consiguió unas tomas en las que aparecían Júpiter y Venus con el escurridizo planeta Mercurio junto al Castillo de Almodóvar. Estas imágenes también están disponibles en su blog.
Tras el máximo acercamiento entre Venus y Júpiter, el Rey de los Planetas pasará poco a poco a ser más difícil de observar por su paulatino acercamiento al Sol (visto desde la Tierra). No obstante, este lunes 26 de marzo la Luna se unirá al dúo planetario en el firmamento vespertino. En efecto, entonces los tres cuerpos aparecerán muy próximos en el cielo, aunque también se encontrarán muy cerca sobre el horizonte oeste. Esta nueva conjunción planetaria ofrece nuevas posibilidades de conseguir fotografías astronómicas desde ciudad como las que mostramos aquí hoy, además, la luna ofrecerá un finísimo creciente. El martes 27 también será un buen momento para estas tomas, aunque ya para entonces la Luna se sitúe por encima de Venus y lejos de Júpiter. Será también un buen momento para observar la “luz cenicienta de la Luna”, que no es otra cosa que la luz que refleja nuestro satélite proveniente de la Tierra, y que hace brillar la zona no iluminada por el Sol con una tonalidad grisácea. La danza de los planetas llevará a Venus a tener un encuentro con el famoso asterismo de las Pléyades (en realidad, es un cúmulo abierto de estrellas) el 13 de abril. Después, Venus se irá acercando al Sol hasta pasar por delante del Astro Rey el próximo lunes 4 de junio. Sucederá entonces el último Tránsito de Venus que podemos observar en nuestras vidas.
Desgraciadamente, este raro acontecimiento no será visible desde nuestras latitudes, al ocurrir “de noche” en España, pero millones de personas en todo el mundo se están movilizando para observarlo. Tal es la atracción que sigue teniendo en nosotros la contemplación de la maquinaria que mueve los cielos.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba