Martes,31 de Marzo de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Manuel Nieto Cumplido. Ir a cantar y la hora de comer era sagrado en San Jerónimo.

07 de Marzo de 2012
J.M.C. ABC Córdoba

Imagen—¿Es el monasterio de San Jerónimo realmente la joya oculta de la Sierra cordobesa, tal y como se plantea en la portada de su libro?
—Es un monumento nacional del gótico que la gente no conoce, aunque se permite la visita si se avisa por teléfono, y, de hecho, hay muy pocos cordobeses que lo hayan visto. Ésta es la primera vez que se hace un libro de cierta enjundia sobre la historia y la vida del monasterio y posiblemente sirva para fomentar que se conozca.

—¿Y cómo surge la idea de hacerlo?
—Yo he venido catalogando toda la documentación procedente del monasterio, porque con la Desamortización se desparramó por España. Y, a excepción de las actas capitulares, se ha conseguido salvar la historia de San Jerónimo. Ésa fue una labor previa, y cuando ya estaba desarrollada celebramos un concierto de canto gregoriano en el claustro de San Jerónimo hace unos ocho años, al que asistió Manuel Pimentel, quien, tras oír un poco de historia del monumento y de las fuentes musicales del monasterio que se conservan, tuvo la iluminación de publicar un libro sobre San Jerónimo a través de Almuzara.

—Y si la idea inicial no era elaborar un libro, ¿por qué estuvo tantos años recopilando información y documentación al respecto?
—Todas las carpetas que hay en el Archivo de la Catedral de corte moderno son la catalogación de todos los documentos medievales que aluden a Córdoba que existen en el mundo. Los encontré en varios lugares (Roma, París, Londres o Portugal) y todos han sido catalogados e incluidos en los archivos. Son unos 30.000 y entre ellos, evidentemente, están los de San Jerónimo. Ha sido una labor de casi 30 años recopilando datos; el libro como tal lo escribí en tres meses y tiene imágenes del fotógrafo Rafael Carmona.

—Antes ha aludido a las fuentes musicales...
—Tenemos una historia bastante exacta tanto de la práctica musical en el monasterio, sus horas de canto, como la escritura de libros de música y en mi trabajo se ofrecen varias páginas de esos libros musicales que ya no están en San Jerónimo, pero sí en el monasterio de Santa Marta de Córdoba. Los datos nos señalan que había dos cosas sagradas en el monasterio: ir al coro a cantar y la hora de comer, con una puntualidad absoluta. Si el lector coge algo sobre la etiqueta en la mesa, algo de los vinos y algo de los cantos, ya se puede hacer una buena idea del ambiente y la vida que se hacía en esa época en un monasterio.

—¿Ha dicho etiqueta en la mesa?
—Allí estaba la primera gran información que se conserva sobre la gastronomía cordobesa del siglo XV, y los monasterios, entre ellos, el de San Jerónimo, fueron los primeros educadores para la etiqueta en la mesa, procedente de las reglas de San Benito del siglo VI: tenían el mantel, el sobremantel, la servilleta y lo que no tenían eran tenedores y comían con la mano, por eso usaban el limón para lavarse la grasa de los dedos.

—Otro de los tesoros que se menciona en el libro fue la biblioteca.
—En comparación con la época actual, no tenían muchos libros, que llegaban al millar, entre manuscritos, incunables —de los que sólo se ha salvado uno— y ya impresos, y en esa época se consideraba que era una biblioteca interesante cuando se llegaba a los 600 libros. Había obras de Aristóteles, San Juan de Ávila, Fray Luis de León o Fray Luis de Granada.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba