Sabado,08 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

En deuda con el primer peregrino.

10 de Febrero de 2012
Diario Córdoba

Imagen
Si Bernardo José Aldrete Passadas hubiera nacido en estos tiempos y en EEUU, Hollywood ya le habría hecho dos o tres películas. Y es que la vida de este canónigo del Cabildo Catedral de Córdoba de finales del siglo XVI y principios del XVII no tiene desperdicio para un buen relato. De entrada, es el primer peregrino por el Camino Mozárabe que documentó con todo detalle su viaje, emprendido desde Córdoba, el 26 de enero de 1612, como recoge su obra Peregrinación desde Córdoba a Santiago de Compostela y que se conserva en el Archivo de la Catedral de Granada.

Y es que, aunque hay obras que aluden a peregrinaciones desde el Sur ya en el siglo X, el trabajo de Aldrete es un documento de primer orden para estudiosos e investigadores, no solo del ámbito jacobeo, sino de la Historia de España en general.

Por eso, ayer se reunieron ante su tumba (en la Mezquita--Catedral, a la entrada de la parroquia del Sagrario) una más que notable representación del movimiento jacobeo del Sur de España. El acto fue tan breve como sentido: unas palabras del presidente de la Asociación de Amigos del Camino de Santiago de Córdoba--Casa de Galicia, Isidro Rodríguez; un responso de Manuel Pérez Moya (deán de la Catedral, párroco del Sagrario y sucesor en este cargo del propio Aldrete) y una ofrenda floral. Entre los asistentes, los presidentes de seis asociaciones del Camino Mozárabe y de la Vía de la Plata: los de Jaén, Cádiz, Málaga, Zamora, Sevilla (también presidente de la Federación de Asociaciones del Camino de Santiago de Andalucía) y el de Córdoba, además de otro medio centenar de asistentes que se sumaron a un homenaje con el que se pretendía "pagar, aunque sea mínimamente, una deuda histórica", dijo Rodríguez.

Un erudito 'aventurero'

Sin embargo, Aldrete fue mucho más que un hito en la historia de las peregrinaciones jacobeas. Y es que el canónigo fue amigo y compañero de cabildo de Luis de Góngora y Tomás Tamayo de Vargas, de los que recibió elogios en unos tiempos tan gloriosos para la literatura como inmisericordes entre los literatos. Humanista, gramático y polígrafo hablaba perfectamente un buen número de lenguas, tanto antiguas (hebrea, latina, griega, caldea y arábiga) como modernas (italiano y francés) y de él dijo el prestigioso lingüista y crítico literario Amado Alonso que es "quizá el europeo que con más razón se puede llamar en aquel siglo el adelantado de la filología moderna".

Todo un personaje al que ayer sus compañeros del Camino Mozárabe del siglo XXI hicieron un poco de justicia rescatando su vida y su epopeya del olvido. Un recuerdo que también supuso honrar la historia de Córdoba, a la propia ciudad y a tantos cordobeses extraordinarios a los que sus paisanos tanto tienden a olvidar.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba