Jueves,02 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Una jornada de devoción a los patronos de la ciudad

18 de Noviembre de 2011

La iglesia de San Pedro vivió ayer uno de sus días grandes con motivo de la festividad de San Acisclo y Santa Victoria, patronos de la ciudad. Muchos devotos se acercaron ayer a las 19:30 hasta su basílica menor atraídos por el ritual mozárabe que sólo una vez al año tiene lugar en Córdoba. Esta celebración se convirtió en el acto central de cuantos se celebraron ayer en honor a los santos mártires, programados por la Hermandad de la Misericordia. La misa fue oficiada por el Arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez Plaza.

Al margen de la eucaristía, la cofradía también expuso a lo largo de todo el día las reliquias de los patronos a los fieles, un acto en el que participaron centenares de feligreses tanto de esta parroquia como del resto de la ciudad. Encarna Romero fue una de las devotas que presumía de su asistencia ininterrumpida a San Pedro el día de San Acisclo y de Santa Victoria. "Desde pequeña vengo cada 17 de noviembre para ver las reliquias de los santos mártires. Para mí se ha convertido en una cita a la que no puedo faltar, aunque cada año me cuesta más llegar hasta aquí debido a los achaques de la edad", aseguró apoyada en su bastón. Junto a ella se encontraba su hija, María, que ha heredado de su madre su devoción. "Recuerdo cuando de pequeña venía cogida de la mano de mi madre. Todo me parecía grandioso. Ahora vengo acompañándola, pero con gusto, ya que para mí, al igual que ella, es una ofensa faltar este día a San Pedro", afirmó.

Durante la jornada de ayer tampoco faltó la tradicional ofrenda floral ante el monumento a los patronos situado en el Puente Romano. Hasta allí acudieron los miembros de la Hermandad de la Misericordia, a las 17:00, para rendir homenaje a los mártires. Posteriormente, marcharon hacia la sede canónica para asistir a la misa en su honor.

San Acisclo y Santa Victoria fueron los primeros mártires de Córdoba y hoy día sus patronos. Ambos murieron en el año 313 d.C. , San Acisclo degollado a las orillas del río mientras que su hermana, Santa Victoria, fue asaeteada en el anfiteatro romano. Dice la tradición que Minciana, ciudadana romana, recogió el cadáver de Victoria y lo llevó junto al de su hermano al lugar en que éste fue martirizado, construyendo una basílica y un monasterio al que llamaron de los Santos Mártires, que ya se encuentra desaparecido.

En la actualidad, en la Basílica de San Pedro se halla la urna donde se encuentran los restos de los santos mártires cordobeses: una urna de plata que se encuentra en la capilla sacramental de la Basílica y que es venerada por cientos de fieles a lo largo de todo el año.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba