Sabado,08 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

La Virgen de la Fuensanta

Patrona de Córdoba
11 de Septiembre de 2011
Iglesia en Córdoba

Imagen
El día 8 de septiembre es el destinado para celebrar la festividad de la Virgen de la Fuensanta, patrona de Córdoba.
Aunque por un tiempo la conmemoración se trasladó a los jardines de la Victoria, desde donde la imagen de la Virgen se sacaba en procesión hasta la Colegiata de San Hipólito para que fuese adorada por todos los cordobeses, actualmente la Virgen de la Fuensanta preside el Santuario que lleva su nombre, en el que cada año numerosos fieles de la ciudad se reúnen para celebrar la festividad de su patrona y la tradicional “velada” de la Fuensanta.
A petición de Mons. Infantes Florido, antiguo Obispo de Córdoba, el Papa Juan Pablo II concedió en una carta con fecha del 18 de octubre de 1993 la Coronación Canónica de esta imagen bajo la advocación de Nuestra Señora de la Fuensanta, como reconocimiento a la particular veneración que los cordobeses sienten por esta Virgen. El acto de coronación se realizó solemnemente con la intervención del Nuncio Apostólico en octubre de 1994.
LA FUENTE SANTA
Muchos han sido los milagros que durante cinco siglos se le han atribuido a Ntra. Sra. de la Fuensanta.
El primero fue en el año 1420, cuando Gonzalo García, cardador de lana del barrio de San Lorenzo en la Ajerquía, desesperado por las desgracias familiares, salió al campo en dirección al arroyo de las Piedras. Cerca del vado llamado del Adalid, se le aparecieron dos hermosas mujeres acompañadas de un hombre. Una de ellas se le acercó y le dijo: “No tengas pena. Toma un jarro de agua de la fuente que está al pie de aquella higuera silvestre, dale de beber a tu mujer y a tu hija y tendrán salud”. Posteriormente se le acercó un joven que le dijo: “Haz lo que te ordena la Madre de Dios, que mi hermana Victoria y yo te hemos alcanzado este favor”. Y así lo hizo. Compró un jarro de barro, lo llenó de agua y le dio de beber a su mujer y a su hija. Ambas se sanaron al momento.
Rápidamente se extendió la noticia del milagro y numerosos fueron los cordobeses que se acercaban al manantial buscando remedio a sus males. Desde ese momento aumentaron los prodigios curativos en el lugar que pasó a denominarse “Fuente Santa”.
Asimismo, en el año 1442, un ermitaño del desierto de la Albaida, aquejado de hidropesía, acudió al manantial para tomarla y quedó en el mismo momento curado. De vuelta a su ermita se preguntaba qué causas propiciaban las curaciones del agua de la fuente. Un día, ocho de septiembre, orando en maitines, el ermitaño oyó una voz que decía que la higuera, en cuyos pies manaba el agua, encerraba en su interior una imagen de la Virgen María oculta desde la conquista de Córdoba.
Por aquel entonces era Obispo de Córdoba Mons. Sancho de Rojas, quien tras conocer la noticia envió al lugar a varias personas de su confianza y hallaron la imagen de Nuestra Señora hecha en barro, con una corona, el Niño Jesús en el brazo izquierdo y unas letras góticas en la espalda que apenas se apreciaban en el interior del tronco.
La noticia se extendió por toda la ciudad, acudiendo al lugar una gran masa de gente, las autoridades civiles y eclesiásticas. Posteriormente, organizaron una procesión
para trasladar la imagen hasta la Catedral, en espera de construir un humilladero en el lugar de la aparición que más tarde ordenó levantar el citado obispo.
En el año 1454 el Cabildo Catedralicio, como consecuencia del aumento de los milagros y la afluencia de personas al lugar, acordó ampliar el humilladero construyendo una capilla gótica a finales del siglo XV. También se hizo un pozo con su brocal para recoger las aguas, conocido popularmente como el “Pocito”.
Durante mucho tiempo se creyó que la imagen estaba hecha de alabastro, pero tras un análisis se certificó que estaba modelada en barro y que su origen era muy primitivo.
Como también evidencia el hecho de los daños producidos en la escultura por los franceses al entrar en Córdoba y derribarla de su altar, tras lo cual la imagen se rompió en tres pedazos, siendo necesaria su restauración, momento en el que se vio que era de terracota.
La devoción popular a la Virgen de la Fuensanta traspasó el propio ámbito local. En la actualidad, la ciudad celebra su festividad el día 8, fecha festiva en honor a la Patrona de Córdoba.
LOS FIELES CORDOBESES CON SU PATRONA
Entre los días 7 y 16 de septiembre se celebran los cultos en honor a Ntra. Sra. de la Fuensanta, unos días que este año comenzaron el día 7 por la mañana con una ofrenda floral y numerosas visitas de exvotos. Asimismo, por la tarde, comenzó el pregón a cargo de Javier Tafur Asensio dando así comienzo a las tradicionales fiestas de la Fuensanta.
Por su parte, el Sr. Obispo presidió la Santa Misa el día 8 en el Santuario, tras la procesión de la imagen por distintas calles de la ciudad.
La solemne novena y el rezo del Santo Rosario se desarrollan desde el día 8 al 16 de septiembre, en el Santuario de la Virgen, donde todos los días se celebra la Eucaristía a las 20:00h. oficiada por miembros del Cabildo y el Clero Parroquial.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba