Jueves,21 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

S.P. Huntington

12 de Mayo de 2009

"Mi hipótesis es que la fuente fundamental de confllicto en este mundo no será en principio ideológica o económica. Las grandes divisiones entre la humanidad y la fuente de conflicto dominante serán culturales. Los Estados-Nación seguirán siendo los actores más poderosos para los asuntos exteriores, pero los principales conflictos de política global ocurrirán entre naciones y grupos pertenecientes a diferentes civilizaciones. El choque de civilizaciones dominará la política global. Las líneas de falla entre las civilizaciones serán las líneas de batalla del futuro (") Occidente no conquistó al mundo por la superficialidad de sus ideas, valores o religión, sino por la superioridad en aplicar la violencia organizada. Los occidentales suelen olvidarse de este hecho, los no-occidentales nuncan lo olvidan".

Estas son algunas de las ideas extraídas de El choque de civilizaciones. Su autor, Samuel Philips Huntington (1927), profesor de Ciencias Políticas de la Universidad de Harvard, ha centrado su línea de investigación siempre en la relación de los gobiernos civiles y militares de varios países, estudiando muchos de los golpes de estado en países del tercer mundo y, lo que es más importante para nuestro tema, lanzó una serie de hipótesis acerca de los conflictos sociales futuros, en los que predecía que los actores políticos principales del siglo XXI serían las propias "civilizaciones" en lugar de los "Estados Nación" como al principio se pensó.

En sus libros El choque de civilizaciones o el controvertido Quiénes somos: los desafíos a la identidad nacional americana, centra su pensamiento en la amenaza que constituye la inmigración latina, vaticinando en relación a los Estado Unidos de América una pérdida lógica de identidad nacional en este país a corto plazo. Ambos títulos hoy han producido una gran controversia ya que mucha gente considera a Huntington como xenófogo por afirmar que EE.UU. ha sido siempre, históricamente hablando, un país de cultura únicamente protestante y, principalemente, anglosajona.

Es evidente que al leer sus obras uno encuentra de inmediato en ellas una cierta actitud etnocentrista, o si se quiere algo racista hacia todo tipo de inmigración, argumentando que los valores de los inmigrantes de Méjico son casi nulos por su falta de ambición y por "la aceptación de la pobreza como virtud necesaria para entrar en el cielo". Valores que son incompatibles -dice Huntington- con los ideales anglo-protestantes, de los cuales menciona al Cristianismo con un compromiso religioso y de ética, pero todo ello, analizado desde una óptica protestante.

Mucho más aún, al leer sus obras, Huntington asevera que la introducción de nuevos valores atenta contra el sueño americano que, según sus propias palabras, es el "sueño creado por una sociedad anglosajona protestante", añadiendo que si los mejicanos se convierten en americanos, podrán "participar en este sueño y en esta sociedad sólo si sueñan en inglés".

Sin estar totalmente de acuerdo con algunos de estos pensamientos de Huntington (pues no sólo hubo conquistas militares en la Historia, sino culturización), reafirmar un hecho cierto que a principios de siglo puso Ignacio Olague sobre la no invasión militar del Islam en Hispania, y después la culturización oriental en Occidente y la inculturización del Islam en Occidente. Ambas, simbiosis perfecta de cultura hispano-árabe-occidental, base de nuestra gran cultura

Al hablar de todo esto sería injusto centrarse solamente en la figura de Huntington, ya que en torno a estos aspectos fueron igualmente relevantes Oswald Spengler y Arnold J. Toynbee (este último amante, de nuestro país, Al-Andalus y, sobre todo, de su capital Córdoba), quienes se centraron en los aspectos y ámbitos esencialmente geopolíticos entre la civilización Oriental y Occidental, estudiándolos como un fenómeno de desafío y respuesta, al mismo tiempo integrado en la teoría cíclica del desarrollo de todas las civilizaciones.

Es lo que Toynbee llama "empujones" que da una civilización a otra, refiriéndose concretamente al Islam conquistando Hispania, a la Reconquista de Hispania por el Cristianismo y la derrota del Islamismo final. Se puede afirmar entonces que el efecto de un asalto frustrado puede ser la parálisis total de la civilización a la que se agrede, y luego, bien sea enorgullecerse de su propio triunfo. O bien por haber invertido demasiados recursos en la lucha, el efecto de un asalto de éxito no será tal, por el contrario, al ser éste demasiado complejo, puede terminar con un sometimiento temporal por parte del invasor y con una gran destrucción en la civilización invadida.

Todas estas consideraciones son comentarios sencillos que aquí dejamos en torno a pensamientos citados y que en ningún momento deben de ser tomados con espíritu político. Realmente son reflexiones para recordar las idas y venidas de la Historia Univesal en general que nos permita aterrizar mejor en nuestra Historia Local: "La Mezquita-Catedral de Córdoba, Símbolo Universal de Civilizaciones".

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba