Lunes,18 de Junio de 2018
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

El mapa de letras en que se cruzaron Góngora y el Inca Garcilaso

13 de Abril de 2018
ABC Córdoba ImagenUn historiador riguroso diría que no hay documentos que prueben que Luis de Góngora y Argote y Gómez Suárez de Figueroa, conocido como el Inca Garcilaso de la Vega, se conocieran en alguna ocasión. Y es cierto que no consta en ningún lugar, pero convivieron en la misma ciudad durante un cuarto de siglo, vivían a menos de 200 metros y tenían muchas amistades en común, como era lógico en una ciudad en que la elite intelectual necesariamente tenía que ser no demasiado grande. La Mezquita-Catedral acoge desde ayer y hasta el próximo 12 de julio la exposición «Príncipes de las Letras», que se dedica a mostrar todo lo que tuvieron en común, en la vida y en la literatura, los dos escritores en la Córdoba de finales del siglo XVI y principios del siglo XVII. Está organizada por la Cátedra Góngora, el Foro Osio y el Instituto Nauta, con la colaboración de la Universidad de Córdoba, el Ayuntamiento y la Junta de Andalucía. El profesor de la Universidad de Córdoba y director de la Cátedra Góngora, Joaquín Roses, es uno de los comisarios de esta exposición, y cree que un encuentro entre los dos era «lo más probable», ya que «eran casi vecinos, porque el Inca vivía en la calle Deanes y Góngora en la de las Pavas». Desde 1591 hasta 1616 ambos coincidieron en la ciudad.
Árboles genealógicos La exposición muestra en paneles algo que se conocía poco: las relaciones de parentesco entre uno y otro. Alonso de Vargas, tío de Gómez Suárez de Figueroa, estaba casado con una hermana del padre de Góngora. Según Joaquín Roses, «eran primos políticos» y no era raro que estuviesen juntos en herencias recibidas. Unos árboles genealógicos muestran en la exposición en qué puntos coinciden las familias de uno y otro. La exposición recuerda cómo hay un libro de varios autores dedicado en elogio al Inca Garcilaso de la Vega en el que Luis de Góngora participa con un soneto. Los que se acerquen hasta sus expositores conocerán algunos volúmenes de su época, entre los que destaca el libro de protocolos en el que está el testamento de Gómez Suárez de Figueroa, en abril de 1616, que ha restaurado recientemente el Archivo Histórico Provincial de Córdoba. También se puede consultar la almoneda de los bienes y libros del Inca Garcilaso, luego desarrollado en la conferencia inaugural. En la exposición hay una serie de libros del siglo XVII importantes, como una edición del «Polifemo» de Luis de Góngora y el segundo tomo de sus obras completas, ambos comentados por Salcedo Coronel. Están junto a dos primeras ediciones de obras del Inca Garcilaso: los «Comentarios Reales», de 1609, y la «Crónica general del Perú», de 1617. Otra vitrina, explicó Joaquín Roses, muestra obra de eruditos cordobeses de la época. Ahí están la «Didascalia multiplex», de Francisco Fernández de Córdoba, el Abad de Rute; pero también «De arte retórica», de Francisco de Castro, y «El origen y principio de la lengúa castellana o romance», de Bernardo de Alderete. Como recordó, son autores «amigos cercanos a Góngora y al Inca y en algunos de esos libros hay citas de uno y de otro», y según los comisarios de la cita tiene mucho valor documental. «La conciliación y el diálogo que siempre defendió el Inca son el mensaje de esta exposición», afirmó Roses. Luis Palacios, gestor Cultural del Instituto Nauta, entidad para la promoción del legado español en América, explicó que ambos no sólo coincidieron 'en la vida, sino en la muerte, ya que ambos quisieron que se les enterrara en la Mezquita-Catedral y allí reposan. Precisamente la vinculación entre Gómez Suárez de Figueroa y el templo mayor de la ciudad no terminó aquí, como recordó Luis Palacios. Tuvo un hijo al que sólo se reconoció como tal después de la muerte del Inca Garcilaso, y que pidió, y se le concedió, ser sacristán de la capilla de las Ánimas, donde reposa su padre. Están en la exposición las actas de los acuerdos del Cabildo Catedral en que se recogen estos hechos, al igual que otra petición: que a su madre, Beatriz de la Vega, se le enterrase también en este espacio situado en la zona norte del templo, lo que también logró.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba