Jueves,21 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Sorpresa y perplejidad

27 de Junio de 2017
ABC Córdoba ImagenSolo queremos volver a la situación previa a la inmatriculación de 2006 el 1 de marzo, que era excelente y ejemplar entre las religiones en la Mezquita y el resto de la sociedad, como cuando a mí me nombraron doctor honoris causa y la ceremonia fue en la Mezquita, que da una gran resonancia». Así comienzan las declaraciones hechas a la prensa el día 22 de junio por el prestigioso doctor en Bioquímica Federico Mayor Zaragoza, con ocasión de su «toma de posesión» como responsable de la comisión creada por el Ayuntamiento para estudiar cómo lograr la titularidad pública de la Mezquita-Catedral. La sorpresa y la perplejidad me embargan dado que parece que el propósito del gobierno municipal es encontrar un argumento para lograr la titularidad pública de la Mezquita-Catedral. Mal empieza, teniendo en cuenta que la persona encargada de encontrarlo sólo pretende «volver a la situación previa a la inmatriculación de 2006». Porque la situación previa a la inmatriculación de 2006 era de pleno dominio de la Mezquita-Catedral por parte de la Iglesia Católica. El 29 de junio de 1236, Fernando III, Rey de Castilla, hizo suya —bien privativo— la Mezquita Mayor de Córdoba por «derecho de conquista». Acto seguido, la donó a la Santa Romana Iglesia. Y en prueba de que eso fue así, hay una documentación abundantísima: «Primera Crónica General de España», del Rey Alfonso X, hijo de Fernando III; «De Rebus Hispaniae», de Don Rodrigo Jiménez de Rada, arzobispo de Toledo en el momento de la Reconquista y subsiguiente donación del templo a la Iglesia; y «la Chronica Regum Castellae», de Don Juan Domínguez Díaz, obispo de Osma-Soria, que acompañó a Fernando III en sus campañas de 1235-36 contra los almohades de Al-Andalus en calidad de legado para la Cruzada, en sustitución de Don Rodrigo Jiménez de Rada, hallándose presente en la toma de Córdoba, cuya Mezquita Aljama dedicó como Iglesia Mayor de Córdoba. Hace algo más de un año, en estas mismas páginas, nos explicaba Don Juan José Jurado Jurado, prestigiosísimo registrador de la propiedad, que «la propiedad es un derecho real que no se adquiere, cuando se trata de inmuebles, por la práctica de la inscripción en el Registro de la Propiedad, pues la inscripción no es constitutiva en nuestro Derecho. Es decir, porque no se inscriba, uno no deja de ser propietario si, verdaderamente, lo es». El registro no crea la propiedad, pero da publicidad y seguridad jurídica. Siempre siguiendo a Don Juan José Jurado, «el sistema de adquisición de la propiedad en el Derecho Español se basa en la teoría del título y el modo, que proviene, ni más ni menos, que del Derecho Romano: para ser propietario, es necesario tener un título de adquisición (donación, compra, permuta, usucapión...) y un modo o tradición (la entrega, el estar en posesión del bien)». La Iglesia Católica mantiene, de un modo indiscutiblemente fundamentado, que su título de propiedad sobre el inmueble, que es Catedral de Córdoba desde hace casi 781 años, es la donación hecha por Fernando III. De igual manera, la tradición estuvo muy clara en el momento de la toma de posesión y consagración del templo, a finales de junio de 1236. Como bien decía Don Juan José Jurado Jurado, «para que la Iglesia Católica dejara de ser titular habría que expropiar, por causa justificada de interés social, basada en el incumplimiento grave del deber de conservación, cumpliendo al respecto, lo preceptuado en la Ley de Expropiación Forzosa, que remite a los acuerdos internacional con la Santa sede y con audiencia la Iglesia. Una expropiación no por valor del inmueble, sino asumiera otros parámetros de muchísimo val, de larga cita aquí». Pero además resulta que la Mezqi ta -Catedral de Santa María de Córd ba, desde hace ocho siglos— es uno los monumentos mejor cuidados d mundo. La diaria celebración de litu gia católica en él hace del mismo monumento con una vitalidad em diable. Su grado de mantenimiento s pera, de largo,' cualquiera de los otra monumentos nacionales de Españ Por eso, vuelvo al punto de partid ¿coinciden el equipo de gobierno m nicipal y el profesor Mayor Zaragoz en el objetivo de la recién creada «c misión»? Ami modo de ver, de la confusk creada sólo cabe extraer una doble co: clusión: si de discutir el Derecho Re de Propiedad del monumento se tr. ta, siguiendo a la máxima autorida en materia de estudio de la Mezquit: Catedral, el profesor Don Manuel Ni, to Cumplido, es «algo que no hay qt justificar, es demostrar lo evidente». de otra parte, decir «queremos volt'( a la situación previa a la inmatriculi ción el 1 de marzo, de 2006», es dar u giro de 360 grados para regresar al mi. mo lugar en el que se encontraba 1 cuestión, a una idéntica situación jt rídica. Sorprendido y perplejo estoy.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba