Martes,21 de Noviembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

El PP alerta de prevaricación en la comisión externa sobre la Mezquita

16 de Mayo de 2017
ABC Córdoba

Frente a la ausencia de ley, el imperio de la ley. Frente a la búsqueda de argumentos fuera de lo legal, los argumentos normativos como sistema. El Partido Popular en el Ayuntamiento de Córdoba ha respondido con contundencia a la iniciativa de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, y del cogobierno de izquierdas de crear una comisión de «expertos» que sirva para proporcionar argumentos para conseguir la titularidad pública de la Mezquita-Catedral. Ni el fondo jurídico, ni la forma en que se quiere hacer, ni las personas elegidas les parecen apropiadas al grupo político mayoritario del Pleno. El portavoz popular municipal, José María Bellido, no puso paños calientes y dijo que emprender acciones para intentar revertir la titularidad del monumento y buscar que tenga carácter público es «prevaricación». En primer lugar, recordó que si el Ayuntamiento tiene alguna base legal para conseguirlo, tiene que decirlo la Asesoría Jurídica, que hizo un informe el año pasado a petición del propio grupo. Este texto certificaba que la propiedad de la Mezquita-Catedral había sido de la Iglesia Católica «desde tiempo inmemorial», en concreto desde 1236, cuando el Rey Fernando III conquista la ciudad, y que nunca había tenido carácter público. Según José María Bellido, el Ayuntamiento no puede ahora buscar otro dictamen que diga lo contrario, porque ya tiene uno, el que elaboran los funcionarios municipales. «A nadie se le ocurre que un informe de cualquier funcionario sobre cuestiones de legalidad se pueda sustituir por opiniones externas», según el portavoz popular. Frente los textos legales que aseguran que es imposible recurrir a la propiedad por carecer de base para ello, el Ayuntamiento ha creado «una supuesta comisión de supuestos expertos» que tendrán que decir más o menos lo contrario. Y eso jurídicamente no es posible, porque el Consistorio no puede ir contra lo que han dicho sus propios funcionarios, que son quienes se ocupan de «defender los intereses públicos», y no una serie de personas que no tienen vinculación alguna con el Consistorio. Hacerlo supondría prevaricación, perder el juicio e incluso que condenen al Ayuntamiento a pagar las costas, advirtió. «Y defender los intereses municipales no es actuar por que sea la Iglesia ni dejar de actuar por que lo sea», sino cuando haya un apoyo legal para eso. Incluso llevarán el informe al próximo Pleno para que se tome conocimiento de forma oficial por parte de toda la Corporación municipal, incluida la alcaldesa. Bellido cargó en primer lugar contra la persona que estará al frente, Federico Mayor Zaragoza, y recordó que fue uno de los que estuvieron al frente de la Alianza de Civilizaciones, el fallido proyecto internacional del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Es más, recordó que esta Alianza de Civilizaciones «es público y notorio que tiene lazos estrechos con Gobiernos árabes de Oriente y Medio, y no es el perfil más acertado». No lo es «salvo que haya intereses ocultos detrás», dijo el líder popular. Le reprochó además que lo primero que dijese fuera que «la Mezquita-Catedral puede perder su condición de Patrimonio de la Humanidad». Eso, aseguró, «es venir amenazando», lo que le pareció «intolerable», porque además también es impolible. También recordó que esta anunciada comisión todavía no existe, y se preguntó cómo se creará. Por un lado, un grupo de trabajo que ponga en marcha el Ayuntamiento necesita pasar por el Pleno, pero si tiene carácter de asesoría al gobierno municipal, debe aprobarse en la Junta de Gobierno Local. Y ninguna de las dos cosas ha pasado. En el primer paso, hay que aprobar también el nombre de los miembros y el programa de actuación, «con lo que esto es una comisión fantasma, que no ha aprobado nadie». Sin pluralidad Todo sin olvidar su falta de pluralidad, «porque no se va a dar opinión a ningún miembro que no diga lo que dice la oficialidad, y es que la Mezquita-Catedral deje de pertenecer a la Iglesia». Bellido se preguntó además quién pagará los honorarios, gastos de desplazamiento, manutención y alojamiento de las personas que formen parte de ella. «Queremos saber cuánto nos va a costar la broma, porque nadie se cree que aquí venga gratis nadie a nada, y si es privado también queremos saber quién está detrás, y es casi peor», se lamentó. Frente a esta postura que ha adoptado el cogobierno, propio de «la izquierda radical», invitó a los ciudadanos que están disconformes con esta actitud del Ayuntamiento a que se manifiesten y hagan ver que no están de acuerdo con las medidas que está tomando la alcaldesa. «Creo que la ciudad tiene que responder a esta agresión y nos sumaremos, como grupo popular, a cualquier tipo de plataforma, como ya lo hemos hecho antes», dijo.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba