Sabado,18 de Noviembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Peor que mentir es inventar

07 de Abril de 2016
Diario Córdoba

Recuerdo que mi padre, con esa sabiduría que da la experiencia y la tranquilidad de conciencia de haber sido toda su vida un hombre probo y honrado nos decía que siempre dijésemos la verdad, porque quien la dice ni peca ni miente. De la misma manera nos recomendaba que nunca defendiésemos nada sobre lo que no tuviésemos razón, porque las personas cuando no tienen razón, se inventan "razones".

Me había hecho el propósito de no escribir nada más sobre la propiedad de la Mezquita-Catedral, porque al igual que Hamlet dice: "Algo huele a podrido en Dinamarca", yo lo parafraseo y manifiesto que algo hay putrefacto tras esas reivindicaciones sin razón que ciertos grupos impulsan para desposeer a la Mezquita-Catedral de sus legítimos dueños. Para los mal pensados pueden ser los petrodólares.

A continuación citaré palabras textuales que se han vertido en la reunión de los cuatro ex alcaldes cordobeses de IU: revertir recuperar la titularidad pública "de un bien que representa nada menos que 1.231 años de la historia de Córdoba".

El verbo revertir, según el DRAE, significa: Volver una cosa al estado o condición que tuvo antes. El estado anterior a que este monumento fuese consagrado a Santa María la Mayor por el obispo Fitero que lo recibió de Fernando III, era el de templo musulmán. ¿Es desconocimiento lo que dicen, una verdad inventada, o acaso quieren que vuelva a manos de los muslimes?, pues nadie, salvo el Cabildo catedralicio ha poseído este monumento, desde la Reconquista.

La titularidad pública no se puede discutir, ya que pertenece a todos los cordobeses, cosa que se demuestra pues podemos entrar en ella como en nuestra casa, sin tener que abonar el importe de ninguna entrada. Además todos los monumentos que son Patrimonio de la Humanidad, por su misma definición, son de titularidad pública, por lo que no hay que recuperar ningún carácter público puesto que ya lo posee. La segunda acepción del DRAE de la palabra patrimonio es: Bienes propios de una persona o institución. Al ser patrimonio de la Humanidad, considero que no hay nada más que decir.

Yo no podría esperar que Julio Anguita, compañero de estudios; al que siempre he tenido en gran consideración y aprecio por ver en él a un hombre de sólidos principios que ha mantenido contra viento y marea, se prestase a apoyar esta falacia, nacida del invento de una quimera.

Herminio Trigo, constante sombra de Julio desde que estudiábamos, ha dicho textualmente: "Es insuficiente el cambio de nomenclatura ya que era intolerable que se le siguiera llamando solo Catedral". ¡Vamos a ver Herminio!, aparte de que tiempo ha se le llamaba Mezquita Catedral, los cordobeses lo hemos tenido siempre muy claro, cuando íbamos a cualquier acto religioso que en ella se celebrase, decíamos: vamos a la Catedral. Si venía algún foráneo y se la queríamos enseñar, manifestábamos: voy a mostrar la Mezquita a este amigo. También acusan a la Junta porque no ha tomado ni una acción concreta para la salvaguarda y protección del monumento. Desde luego los hay duros de entendederas. Quien ha salvaguardado y protegido esta magnífica obra ha sido el Cabildo catedralicio. ¿O es que si no la hubiese cuidado con exquisito esmero, podríamos gozar nosotros y el resto del mundo de ella?

Estas son las "razones" de la sinrazón, que se inventan para mantener viva una polémica que no tiene argumento que la pueda defender, puesto que jamás el Ayuntamiento cordobés ha tenido algún título de propiedad sobre esta obra de arte.

¡Pobres de nosotros los cordobeses y de tantos como la visitan si se hiciese cargo de ella el Municipio!

* Dr. en Filosofía y Letras (G e H)

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba