Martes,19 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Mezquita y Catedral, una decisión sensata

03 de Abril de 2016
Diario Córdoba

Sea una reacción a la creciente presión social e institucional, especialmente la llevada a cabo por la plataforma Mezquita Catedral Patrimonio de Tods, sea una meditada decisión de "adaptarse a los tiempos" como sostiene el Cabildo de Córdoba, lo cierto es que la renovación del material promocional que recoge, por fin, el nombre de Mezquita en los folletos es un paso favorable al diálogo y una actuación a la que hay que dar la bienvenida. La decisión tomada hace años de retirar del principal monumento de la ciudad el nombre por el que es reconocido en los cinco continentes no tenía sentido, y menos cuando, sin relación con el culto religioso en la Catedral, su fuente de ingresos es precisamente el turismo, con una actividad que se tradujo en 1,6 millones de visitas en el 2015.

Bueno es, por tanto, que los folletos, cartelería y soportes digitales introduzcan la nomenclatura Conjunto Monumental Mezquita Catedral de Córdoba . Lo contrario sería negar, como hasta ahora, la evidencia, y mantener mensajes artificiales contrarios a la propia historia y a las características arquitectónicas que hacen del edificio religioso un lugar único en el mundo. La Iglesia se ha decidido a separar las facetas del bien turístico Patrimonio de la Humanidad y del lugar de culto católico, dando un paso positivo. Aunque se discrepe en la explicación --entre quienes interpretan que por fin se responde a las quejas recibidas y los responsables del Cabildo, que dicen haber estado dos años adaptando la imagen corporativa y el modelo expositivo a las necesidades actuales-- lo importante es el gesto, la información a la Junta de Andalucía y una acción que tiene en cuenta el descontento social.

Con ello no se ha resuelto la polémica en torno al monumento, pero desde este periódico creemos responder al sentir de una mayoría de los ciudadanos al interpretar que se ponen las bases para que se reduzca una polémica inútil y contraproducente. La titularidad de la Mezquita Catedral no se sostiene como debate público. En ese asunto entran en juego argumentos jurídicos y legales para los que las partes implicadas --la Junta de Andalucía y el gobierno local quieren que se replantee la inmatriculación del monumento, mientras el Cabildo se estima legítimo propietario-- deben dar los pasos que crean necesarios desde la responsabilidad. Una polémica permanente puede hacer un daño incalculable a la imagen de la Mezquita Catedral y de la propia ciudad, por lo que debería haber un compromiso público de las partes para bajar el tono y seguir actuando, siempre con la transparencia de informar de los pasos que se den. No se discute desde aquí el derecho a la libertad de expresión y a la discrepancia: la sociedad, en sus distintos formatos --plataformas, partidos, vecinos o asociaciones-- está en su derecho de alimentar la polémica, pero desde las instituciones la responsabilidad pública no lo debería permitir. Al cabo, una actuación medida siempre será más eficaz que una continua algarabía de opiniones encontradas.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba