Martes,19 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Altar de Santa María el Azul y Ángel de la Guarda

31 de Enero de 2016
Iglesia en Córdoba 498 ImagenManuel Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 481] refiere que el altar de Santa María el Azul se encontraba con toda probabilidad a las espaldas del de San Cristóbal, y fue su fundador Francisco Paulo, natural de Asís (Italia) y canónigo nombrado por Juan XXII en 1333. Él mismo da testimonio en 22 de diciembre de 1348 de que dona una casa en la plaza de los Paraísos por las dos sepulturas que le ha concedido el cabildo ante la imagen de Santa María que él mandó hacer [...] su nombre se recuerda todavía en la relación de capillas del siglo XVI. Puede extrañarnos el apelativo "el Azul", pero, probablemente, debe referirse a algún aspecto de la apariencia de la perdida imagen; como sabemos, se trata del color con el que se acostumbra representar el manto de la Santísima Virgen, como símbolo de la esfera celeste, aunque en los primeros iconos bizantinos el manto de María suele aparecer de color púrpura, lo que indica la influencia de las vestiduras imperiales. El actual retablo , que data de 1750, se halla en relación con los niños de coro de la Catedral. A él hacen referencia las Constituciones del Colegio del Ángel de la Guarda de Infantes de Coro, aprobadas en 1771. Dicen así: "Siempre dedicaron estos Niños sus cultos a su Ángel Protector de la Guarda en el altar que tiene en esta Santa Iglesia, haviéndole hecho retablo dorado, lámpara de plata y ornamentos, y celebrándole en él muchas misas rezadas y la fiesta annua con la misa cantada, sermón y música el día dos de octubre". Ya conocemos el importante papel que ejerció la Catedral en el ambiente musical de la ciudad durante los siglos pasados, como recordábamos al visitar la capilla de Santa Inés . En esta línea se sitúa la creación del Colegio del Ángel de la Guarda, donde vivían y se educaban los niños que contribuían con sus cantos al decoro y esplendor del culto divino. Algunos llegaron incluso a convertirse en músicos afamados o maestros de capilla de la Catedral, como Bartolomé García Guerrero, figura recientemente investigada por D. Rafael Yépez. El retablooTi se compone de banco, un cuerpo con tres calles enmarcado con dos columnas salomónicas y dos estípites, y ático. En el registro central, hornacina con la escultura del Ángel de la Guarda , posiblemente de Alonso Gómez de Sandoval El Ángel, que esboza una tenue sonrisa , aparece ataviado con rutilantes ropajes y calzado. Aunque dirige la mirada hacia el espectador, apoya la mano izquierda en la cabeza de un niño que extiende hacia él los brazos; con la derecha señala al cielo. En las calles laterales del cuerpo, dos pequeños lienzos, uno de Santo Domingo del Val y otro de San Antonio de Padua , representados como niños de coro. Ambos llevan inscripción. En el ático, cuerpo central, óleo sobre lienzo con un religioso ¿agustino? Ante una mesa acompañado del Ángel de la Guarda, que lleva un cesto de frutas . En las calles laterales, dos pequeños óleos con las figuras del santo Niño de la Guardia iii y los Santos Justo y Pastoro , también con sus inscripciones. Se trata, ciertamente, de un interesante y muy apropiado elenco de niños santos. Nos encontramos, pues, ante un hermoso retablo, que destinado a la pequeña comunidad de niños de coro, pretendía recordar a éstos -y nos recuerda también hoy a nosotros- que el que no reciba el Reino de Dios como niño, no entrará en él [Mc 10, 15], mostrándonos que ya desde la infancia se puede emprender una vida santa, y que no estamos solos en este empeño: nuestro Santo Ángel de la Guarda vela por nosotros.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba