Martes,19 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Primera capilla mayor o de Ntra. Sra. de Villaviciosa (1 de 2)

22 de Noviembre de 2015
Iglesia en Córdoba 488

Visitamos hoy un espacio que ha sido fundamental en la vida de nuestra Catedral. De su larga y agitada historia nos informa M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, 449-457]: Hay tres fechas fundamentales para la historia cristiana de este espacio: 1236, 1607 y 1879, que marcan, a su vez, los distintos usos que ha tenido en las tres etapas comprendidas entre estas fechas hasta hoy. Desde 1236 a 1607 fue la capilla mayor de la Catedral, donde tuvieron lugar el rezo de las horas canónicas, la misa conventual diaria y las ceremonias pontiLlales. Desde 1607 a 1879, abandonado ya el lugar por la construcción del crucero, quedará como capilla de Villaviciosa. Y desde 1879 a nuestros días, su espacio, desmantelado de todo su ajuar religioso, será uno de esos lugares califtados por F. Chueca Goitia como "monumento en su fría asepsia arqueológica". Sólo el altar de Santa María del Sol y algunas lápidas quedan como únicos testigos de un pasado cristiano glorioso y memorable. Porque, efectivamente, fue en este lugar donde, tras la bendición del templo por el obispo de Osma y bajo el lucernario de al-Hakam II, se celebró la misa de Dedicación de la Catedral en 29 de junio de 1236 y donde asistió a misa en el recién estrenado templo cristiano el rey San Fernando al día siguiente, 30 de junio. [...] Una inscripción en letras góticas, sólo conservada parcialmente, que existe en los arranques de la bóveda, recuerda el acontecimiento: "(En el nombre de la Trinidad glori) osa Padre e Fiio e Spiritu Santo el muy noble rey don Fernando gano la muy noble cibdat de (Cordoua)...". Y testifica la Primera Crónica General que aquí fue sepultado, cerca del altar mayor, el infante don Juan, hijo de Fernando III y de doña Juana de Ponthieu, muerto a los pocos días de nacer.
Pero podríamos preguntarnos por qué se eligió este lugar de la antigua mezquita para situar el altar de la mayor Catedral. D. Manuel explica que este hecho se debió a que el lugar se hallaba bajo una cúpula en espacio abierto que proporcionaba luz y preeminencia a la celebración —visible al menos por tres costados—, y por la orientación litúrgica de la celebración cristiana —ésta debía mirar a Oriente— que obligó a situar la ubicación del coro de canónigos entre aquella y el muro occidental. La ornamentación del fondo del altar se hizo a fines del siglo XIII (¿1266?) tapando y enfoscando las arcadas entrecruzadas del costado oriental del lucernario —ya presbiterio— para decorar con pinturas al fresco de estilo italogótico todo el frontal. Aún se conserva un gran rostro de Jesucristo que se salvó de la destrucción de 1879, hoy en el Museo de Bellas Artes. Fue el obispo D. Íñigo Manrique —cual lápida de bronce está hoy adosada al costado oriental del lucernario— quien decidió la ejecución de una capilla mayor más transparente y continua, y también más ostentosa, movido quizá por la frecuente presencia de la corte —de los Reyes Católicos— en la ciudad. Las obras comenzarían en 1489. Se hizo entonces la actual nave gótica con armadura de madera a dos vertientes, un rosetón y ocho ventanas ojivales. En su artesonado , bordeando los grandes arcos, se repite 96 veces un nombre: Ihs Xps, es decir, Jesucristo. En lo que había sido antigua mezquita, la nueva capilla mayor proclamaba así el Nombre sobre todo nombre, para que al nombre de Jesús toda rodilla se doble en los cielos, en la tierra, en los abismos, y toda lengua confiese que Jesús es Señor para gloria de Dios Padre [Flp 3, 9-11].

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba