Lunes,10 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de Santa María Magdalena

06 de Septiembre de 2015
Iglesia en Córdoba 477 ImagenLa siguiente capilla, como la de San Miguel, también repite titular. Efectivamente, ya visitamos en su día la capilla de Santa María Magdalena y Asunción de Nuestra Señora, en el lado oriental. Pero, como en la capilla homónima, no encontramos en esta ninguna imagen de la Santa. Por otra parte, el espacio ha sufrido diversas transformaciones en los últimos tiempos. Hasta hace pocos años, como refiere M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 434] se encontraba en ella la Virgen del Mayor Dolor, obra de Joaquín Arali (Zaragoza 1742-Madrid 1811), escultor traído a Córdoba por el arzobispo-obispo Caballero y Góngora (1790-1796) como profesor de su Escuela de Bellas Artes. La obra debe ser datada en los dos años escasos de residencia que mantuvo en esta ciudad (1790-1792), desde donde pasó a Aranjuez. Posteriormente, la citada imagen se colocó cerca del Crucero, donde hoy se conserva.
Además, destaca en la capilla la pintura mural que representa a la hoy llamada Virgen de la Guía. No se trata de la pequeña y venerada imagen que despierta tanta devoción en su ermita de Villanueva del Duque y en los pueblos limítrofes. Quizá se trate más bien, aunque muy repintada y hasta deformada, de la pintura de Nuestra Señora de la Antigua que estuvo en los graneros de la Fábrica, junto al Palacio Episcopal. En efecto, como la Virgen de la Antigua de la capilla anterior, también ésta porta al Niño en el lado izquierdo; y, de nuevo, con el nombre de Virgen de Guía, se está haciendo referencia a la Odegitria, es decir, a la que indica el camino. Por otra parte, La portada de la capilla sigue el modelo de todas las de este lado de la Catedral. En ella llama la atención la figura de San Francisco en el registro incluido en el frontón partido.
Como decíamos, la capilla ha sufrido diversas transformaciones recientemente. En la actualidad, se muestra en ella una pintura que perteneció a la antigua capilla de la Santa Cruz de Jerusalén y Santa Elena, hoy parte de la sacristía de la capilla del Sagrario. La Santa, vestida suntuosamente, como emperatriz, sostiene, con mirada devota, una cruz alzada en su mano derecha mientras en la izquierda lleva un cetro; tras ella aparece la escena del descubrimiento de las tres cruces en Jerusalén. El marco, dorado y decorado con candelieri y amorcillos, es similar a lo que Guillermo de Orta había hecho para el tabernáculo del Sagrario [ibid. p.391-392].
Santa Elena, madre del emperador Constantino, fue un personaje de capital importancia en la difusión de la fe cristiana, tras el Edicto de Milán de febrero del año 313. Es conocida su labor como promotora de la construcción de basílicas, y, junto a nuestro obispo Osio de Córdoba, debió influir en la política religiosa del emperador. Peregrinó a Tierra Santa, y allí, según la tradición, ordenó la búsqueda de las reliquias de la Pasión, hallándose éstas cerca del Calvario. Un milagro determinó cuál de las descubiertas era la Vera Crux en la que murió Nuestro Señor Jesucristo. Es por ello que a Santa Elena se le representa habitualmente con la cruz en la mano. Nos recuerda con ello, de una forma gloriosa, que la actitud del cristiano debe ser siempre la de portar la cruz; con ello no hacemos más que obedecer la palabra de nuestro Maestro: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame. [Mt 16,24].
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba