Domingo,05 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de San Miguel

19 de Julio de 2015
Iglesia en Córdoba 475 ImagenDebemos hoy comenzar recordando que el gran número de capillas que enriquecen nuestra Catedral ha originado que, en algunas ocasiones, se repitan los nombres de los santos a los que están dedicadas. Es el caso del arcángel San Miguel, qui en, ad emás de en otras varias representaciones diseminadas por la Catedral -incluida la torre-, se muestra domeñando al demonio en dos capillas que le han sido consagradas: la del costado oeste, que ya visitamos en su momentoits, y ésta del lado norte. En la segunda capilla de San Miguel puede resultar más interesante lo que no se ve que lo que se ve. Más adelante aclararemos este enigma. Ahora comencemos con lo que se presenta a nuestra vista, un retabloits pictórico de escaso mérito ejecutado por distintas manos, y que nos describe, como de costumbre, M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 431-432]: En el banco, tres ólcoses con las imágenes de medio cuerpo de San Rafael la (lateral izquierdo), San Pedo s% y San Pablon (registro central) y San Cabrioles (lateral derecho). En el primer cuerpo, San Lorenzo es (lateral izquierdo), San Esteban (lateral derecho), San Miguel (registro cen-tral) [...], el Salvador (lateral izquierdo) y Dolorosa (lateral derecho). En el ético, figura del apóstol San Andrés.
Por otra parte, la portada de la capilla presenta en el frontón partido un hermoso relieve con la figura sentada de San Eulogio en actitud de escribir. [...] Además, el azulejo del frontal de su altar, de gran finura y elegancia de colorido, ostenta en el centro una imagen de la Limpia Concepción. Pero lo verdaderamente importante e inesperado es que, como revela M. Nieto, salvo la pintura central de San Miguel, los demás cuadros están pintados al envés de una gran pintura -hoy troceada en los seis lienzos laterales de este retablo- que representa una excelente imagen de la Concepción presumiblemente de Antonio del Castillo. Lo mejor conservado del lienzo original es la parte baja del mismo (un tercio). En esta oculta obra, la Virgen, revestida de túnica blanca perfilada con perlas y cubierta de manto azul, reposa sus pies sobre una luna llena con rostro que descansa sobre un paisaje de gran sudor en que aparece una torre y una palmera. Las cabezas y cuerpos de querubines de los pies de la imagen es lo mejor conservado del conjunto. El tercio superior se halla casi totalmente perdido. También la pintura que representa a San Pedro y San Pablo en el banco se hace sobre otro lienzo que conserva restos de otra pintura más antigua en su parte posterior. Ciertamente, no es difícil que una Catedral tan antigua, extensa y heterogénea como la nuestra nos depare sorpresas de este tipo con alguna frecuencia. En este caso, se trata sin duda de una simple operación de reciclaje, al que tan aficionados eran nuestros antepasados, que aprovechaban piezas desechadas por alguna razón para aplicarlas en otras nuevas. Este hecho suele verificarse en edificios utilizados durante siglos, como nuestra Catedral, que, como sabemos, es un edificio vivo y en uso, que ha ido creciendo y desarrollándose naturalmente, desde su mismo origen -un complejo episcopal visigodo-, pasando por sus cinco siglos de mezquita, hasta su definitiva consagración como templo cristiano y posterior Catedral de la Diócesis, hace ya más de 775 años.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba