Viernes,14 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

La fiesta del corpus en la Córdoba del siglo XVII

07 de Junio de 2015
Diario Córdoba

Al igual que en otras ciudades de la geografía nacional como Toledo, Sevilla y Granada, la festividad del Corpus en Córdoba se remontá a la época bajomedieval, pero las directrices de Trento resultan determinantes en su potenciación en respuesta a la reforma protestante. El mismo fin persiguen las hermandades sacramentales que proliferan en el ámbito diocesano a instancia de los titulares de la silla de Osio. La fiesta del Corpus ocupa un lugar destacado en el calendario litúrgico y reviste una gran solemnidad. El exorno del recorrido procesional con los altares, la vistosidad de los elementos del cortejo y las manifestaciones musicales y folclóricas definen un espectáculo de notorio carácter religioso que impregna los sentidos. . El siglo XVII marca una fase de esplendor para la festividad en la urbe cordobesa como consecuencia del impulso dado por el obispo fray Diego de Mardones. El prelado tiene una gran devoción al Santísimo Sacramento, siendo una prueba evidente que el monasterio de dominicas descalzas o recoletas fundado por él lleva el título de Corpus Christi. También refrenda su intenso fervor al misterio eucarístico la jugosa dotación de la octava del Corpus en 1613, cuya renta anual se destina a sufragar los gastos de la solemne celebración y los sermones a cargo de prestigiosos oradores en el recinto catedralicio. El dominico burgalés muestra asimismo un vivo interés en potenciar el boato y magnificencia de la procesión del Corpus. Establece y dota premios a los artísticos altares que se instalan en las calles del recorrido y dona una magnífica cruz procesional de plata sobredorada, con engastes de oro y piedras preciosas, para abrir un suntuoso cortejo en el que ocupa un lugar destacado la custodia de Arfe. El acto central de la fiesta del Corpus Christi es la solemne procesión que transita por un espacio urbano sacralizado en la mañana del jueves siguiente al domingo de la Santísima Trinidad. El recorrido se inicia en el templo catedralicio y, a través del Arquillo de Calceteros, continúa por la calle de la Feria, Capitulares, plaza del Salvador, Zapatería (Alfonso XIII), Arco Real, Letrados (Conde de Cárdenas), plazuela de la Compañía, Estudios (Santa Victoria), Santa Ana, Pedregosa, Baño (Céspedes) y de nuevo a la iglesia mayor. Numerosas personas se agolpan en las calles del itinerario para admirar el colorista y suntuoso cortejo en el que están representados los poderes locales, la nobleza, el clero secular y las órdenes religiosas. También participan los miembros de las cofradías con sus estandartes, las corporaciones gremiales y las minorías marginadas. Moriscos, gitanos y negros juegan un papel relevante en las danzas. El municipio contribuye al engrandecimiento de la fiesta del Corpus a través de la financiación de los gastos originados por los gigantes, el grifo y las danzas que gozan de una gran popularidad en el vecindario. Como su nombre indica, la pelea del grifo consiste en la lucha que sostiene este animal fantástico -mitad águila, mitad león- con un hombre armado en los tablados que se colocan en distintos puntos del recorrido. Swg También los prebendados del cabildo catedralicio tienen un papel estelar en la procesión del Corpus al encargarse de su organización. Entre ellos cabe mencionar la presencia del racionero y poeta Luis de Góngora y Argote. Las danzas desarrollan una gran variedad de temas que se plasman a través del baile, ejecutado por personas que lucen ropajes coloristas y tocan instrumentos musicales de curda, percusión y viento como el arpa, cítara, guitarra, laúd, rabel, vihuela, violín, flauta, pandereta, sonajas, castañetas, adufe, tambor y tamboril. Los mensajes de carácter político-religioso aluden a la tensión Islam-Cristiandad y a la participación de Francia en la guerra de los Treinta Años en el bando de los herejes. Otros tienen una acusada carga simbólica al contraponer virtud-pecado como la danza del Engaño de Guinea. También encontramos referencias al Antiguo Testamento -Rey David- y a sucesos históricos medievales como el del Cerco de Zamora. Los temas populares son los más abundantes por el atractivo que tienen. Lo mismo cabe afirmar respecto a las danzas de Gitanos y Negros en las que participan de manera activa personas de ambas etnias. El Nuevo Mundo tiene bastante protagonismo como lo refleja la proliferación de las danzas de Indios y la que lleva el significativo nombre de Chichimecos y guacamayos. Sarao y cascabel son dos tipos de danzas caracterizadas por la rapidez de movimientos, que alcanzan un notable éxito. La fiesta del Corpus Christi tiene su prolongación en los días de la octava, período en el que, asimismo por iniciativa de fray Diego de Mardones, se predican sermones por oradores de prestigio en el crucero de la catedral. La festividad culmina con la procesión vespertina que recorre las calles próximas a la iglesia mayor. En el cortejo sobresale lá monumental custodia de Enrique de Arfe y también participan los integrantes de la capilla de música de la catedral y los danzantes.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba