Lunes,30 de Marzo de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla del Santo Sepulcro o Santos Varones

21 de Junio de 2015
Iglesia en Cordoba n.471 ImagenLa capilla que conoceremos hoy está dedicada al Santo Sepulcro o Santos Varones. Su segundo nombre, evidentemente, se refiere a los dos caritativos personajes —José de Arimatea y Nicodemo— que asistieron a la Virgen Santísima en el piadoso cometido de dar sepultura a Nuestro Señor Jesucristo Un 19, 38-42]. Todas las capillas del lado norte presentan portadas más o menos ornamentadas. Ésta, en concreto, dispone de un gran arco de medio punto sobre el que se alza un frontón. En él destacan tres esculturas, que representan a las virtudes teologales is —fe, esperanza y caridad—. Además, en la reja que cierra el recinto se muestra la inscripción "Maria non tetigit primum peccatum", que puede traducirse como "María no fue tocada por el primer pecado", es decir, se trata de la profesión de fe de Gonzalo Muñoz, patrono de la capilla, en que la Santísima Virgen fue concebida sin pecado original. M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 424-425] indica que en el retablo, compuesto de banco muy sencillo, cuerpo y ático, destaca el relieve central en madera policromada de los Santos Varones dando sepultura a Cristo muerto, besado tiernamente por la Virgen Maríais , que está acompañada de Santa María Magdalena. Si recuerdan, la cercana capilla de la Epifanía o Santos Reyes —que comentamos en torno a esa fiesta navideña—, custodia asimismo un gran relieve de madera policromada, en el que, curiosamente, también aparecen, como aquí, seis personajes. En este caso, a los pies del Calvario —se observan, al fondo, los arranques de las tres cruces—, la dramática escena se desarrolla en el herboso huerto, mientras ya se augura la resurrección de Jesucristo, pues, en el frente del sepulcro, lleva la inscripción: CHRISTUS VINCIT. Todo un estímulo para la fe del capellán y los fieles que asistieran aquí a la Santa Misa. En las calles laterales del retablo, existen dos óleos que representan a San Juan Bautista y a Santo Domingo —como de costumbre, se trata seguramente de los santos de devoción del comitente—. En el ático, otro óleo sobre lienzo con la Inmaculada Concepción. El frontal de la mesa de altar está cubierto de un azulejo con decoración floral. Son muy interesantes, en esta capilla, las yeserías que decoran la bóveda, en la que figuran los cuatro evangelistas. Es muy frecuente que éstos aparezcan en las bóvedas o cúpulas, como signo de la importancia capital que tiene para nuestra fe la Sagrada Escritura. Sin embargo, no es tan habitual que conozcamos por qué se atribuyen a los evangelistas sus respectivos símbolos. En realidad, debemos remontarnos a los libros de Ezequiel [Ez 1, 5-10] y del Apocalipsis [Ap 4, 6-7], en los cuales aparecen cuatro vivientes —el tetramorfos— delante del Trono de Dios; son criaturas aladas, con cabezas, respectivamente, de hombre, león, toro y águila. Según san Jerónimo [s. IV-V], el hombre representa la encarnación de Cristo; el toro, la pasión (animal del sacrificio); el león, la resurrección; y el águila, la ascensión. Así, en la iconografía cristiana, teniendo en cuenta los matices propios de cada evangelio, sobre todo de sus primeros capítulos, el hombre del tetramorfos corresponde a Mateo; el león, a Marcos; el buey, a Lucas; y el águila, a Juan. Una simbología, pues, que arranca de los primeros siglos del Cristianismo, y que también se halla presente, como vemos, en nuestra Catedral.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba