Martes,07 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de Santa Úrsula y Santa Francisca Romana

14 de Junio de 2015
Iglesia en Cordoba n.470 ImagenDe manera casi inadvertida, hemos pasado ya revista a las capillas adosadas que se alojan en tres de los muros perimetrales de nuestra Catedral. Inauguramos hoy, por consiguiente, la visita de aquellas que se abren al cuarto, que corresponde al lado norte. Se ubican aquí diez capillas, que aprovechan los espacios que ocupaban los grandes arcos que se abrían al patio cuando el edificio era mezquita, y que fueron cegados, por innecesarios, cuando se convirtió en Catedral. Comencemos, pues, por la capilla situada en el extremo más oriental, dedicada a dos santas de épocas muy diversas: Santa Úrsula —mártir del siglo V que, como pudimos comprobar, aparecía en una pintura del retablo de la capilla de San Acacio ei —, y Santa Francisca Romana —virtuosa mujer que vivió entre los siglos XIV y XV—. De nuevo, la obra más interesante de la pequeña capilla es el retablo ei , que M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 422-424] nos describe: consta de banco, un cuerpo y ático. En el banco presenta los resaltos para apoyo de los soportes y el sagrario con puerta decorada con lienzo en que figura un Ecce Homo y coronada por un frontón curvo. El cuerpo se encuentra estructurado por
columnas de fuste entorchado —como las de la capilla de San Antonio u — y capitel corintio, en tres calles. En la central, un gran registro con lienzo que representa a la titular ei —representada como en una apoteosis, cobijando a sus compañeras y otros personajes bajo su manto ei , mientras es coronada por dos ángeles ei con sendas coronas de flores, símbolos de la doncella esposa de Cristo—; en las entrecalles, dobles registros para lienzos. El cuerpo superior está concebido como ático; en la calle central, lienzo con Santa Francisca Romana en, flanqueado por motilos, y en los laterales, igualmente registros para lienzos que han sido sustituidos por vidrieras I., coronados por frontones partidos, y en el centro, escudos ei. Las demás telas —Virgen Niña hilando-, , Ecce Horno, Niño Jesús con los atributos de la Pasión o,
y San Sebastián , San Juan , Santa María Magdalena ei , Santa Catalina y Santa Úrsula — parecen pinturas italianas de comienzos de 1600 y de distintas manos, según M. A. Raya. Hay en la capilla, además, un hermoso San Juan Bautista ei , en lienzo, colgado en el testero de la izquierda. La figura de Santa Francisca Romana nos recuerda a los cristianos, una vez más, que alcanzar la santidad debe ser el propósito no sólo de los consagrados, sino también de los laicos. Es cierto que esta venerable mujer deseaba ser religiosa —y de hecho lo fue al final de su vida, tras enviudar—; pero durante más de 30 años de matrimonio, con la aprobación de su benévolo esposo, dedicó largos espacios de tiempo tanto a la oración de contemplación como a la atención de los más pobres y abandonados de la Ciudad Eterna. En efecto, Francisca, junto a su cuñada, se ocupó de los enfermos en los hospitales, socorrió a los pobres e instruyó a los ignorantes, sin por ello desatender la solicitud hacia su marido y el cuidado y educación de sus hijos, esmerándose siempre, eso sí, en hacer feliz a su familia. Porque, como nos enseña el magisterio del papa San Juan Pablo II, Los fieles laicos han de considerar la vocación a la santidad, antes que como una obligación exigente e irrenunciable, como un signo luminoso del infinito amor del Padre que les ha regenerado a su vida de santidad [Christifideles laici, 17] .
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba