Sabado,04 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de San Mateo y Limpia Concepción de Nuestra Señora

17 de Mayo de 2015
Iglesia en Cordoba n.466 ImagenCon lógica incuestionable, la capilla inmediata a la del Bautismo corresponde a San Juan Bautista, que ya visitamos en torno a la fiesta del Bautismo del Señor. Pasamos, por ello, a la sucesiva, en la que encontramos otro interesante retablo renacentista, aunque en él se aprecian algunas variaciones que anuncian ya el cambio de gusto que precede al barroco, como es el caso de los frontones partidos o el entablamento del primer cuerpo que, de forma escalonada, avanza en el centro.
M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 416-417] informa que el retablo fue contratado con Francisco de Vera, entallador, en 4 de junio de 1581. Está formado por banco, dos cuerpos y ático. En opinión de la profesora M. T. Dabrio éste es un trasunto lignario de un diseño de portada. Articulado en dos grandes registros, el inferior con la gran hornacina para el cuadro de la Limpia Concepción, y el superior, formando un edículo para el Crucificado y un recuadro del Padre Eterno.
Las pinturas en tabla del retablo -prosigue D. Manuel-, fueron concertadas entre Alonso de Lara, mayordomo de la capilla, y Baltasar del Águila el 23 de octubre de 1582. [. . .] En el banco, pintados en la misma tabla aunque separados por doble vertical, las figuras de San Agustin, San Gregorio, Cruz, San Ambrosio y San ]erónimo, padres de la Iglesia. Pero, sin duda, nuestras miradas se dirigen especialmente al cuadro de la Limpia Concepción, en tabla, pieza principal del conjunto, que es de gran belleza y calidad técnica, asumiendo el tipo iconográfico anterior a Pacheco. María, situada sobre la media Luna, aparece quieta, con las manos unidas, con la cabeza ligeramente torcida, movimiento que no se manifiesta en el cuerpo y plegado de sus vestiduras, que dan la sensación de pesadez. A ambos lados, un coro de Ángeles con los simbolos de la letania lauretana. Sirve de fondo un paisaje marino con un barco anclado en la costa. En el segundo cuerpo, un Crucificado con el fondo de la ciudad de ]erusalén. En el ático, el Padre Eterno de medio cuerpo. Hay además un frontal de altar de azulejos.
Si algún amable lector tiene la paciencia de coleccionar estos humildes comentarios, se percatará fácilmente de que nos hallamos ante la tercera capilla de la Catedral dedicada a la Purísima; y aún conoceremos, si Dios quiere, un altar asignado a este misterio. Pero es más: si sumamos todas las capillas y altares dedicados a la Santísima Virgen María, en sus diferentes advocaciones, encontraremos 17, a lo que se añaden innumerables pinturas y esculturas que, con motivos marianos, se hallan repartidas por todo el templo, y sin olvidar que, además, la Madre de Dios reina como Titular de nuestra Catedral. Tal abundancia de imágenes marianas demuestra que la devoción a la Virgen quedó, desde antiguo, firmemente arraigada en Córdoba, ciudad que se destacó en la defensa del privilegio de la Purísima Concepción de María. Prueba de ello es también el fervor con que los cordobeses han venerado siempre algunas imágenes benditas de la Virgen, sea bajo la advocación de Linares, Villaviciosa, la Fuensanta o los Dolores, entre otras muchas. No menor fue la veneración a la Virgen de la Salud, que se custodia en la ermita de su nombre, y en honor de la cual celebraremos en los próximos días la feria de nuestra ciudad. Renovemos pues nuestra devoción a la Virgen, y no dejemos pasar el mes de mayo sin honrar de una manera especial a nuestra Madre bendita del Cielo.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba