Jueves,02 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla del Sagrario(2 de 2)

22 de Febrero de 2015
Iglesia en Córdoba 455

ImagenContinuamos esta semana nuestra reverente visita a la capilla del Sagrario de la Catedral, contemplando las admirables pinturas que enaltecen este espacio. M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, 382-390] indica que el primer documento sobre la decoración del Sagrario por César Arbasia (Sa-luzzo, Piamonte, Italia, 1547-Saluzzo, 1607) es de 28 de septiembre de 1583, registrando la entrega de 100 ducados a cuenta de la pintura que iba a hacer por mandato del obispo don Antonio de Pazos, aconsejado quizá por Pablo de Céspedes, racionero de la Catedral, con quien había colaborado el pintor piamontés en Roma. Ya nos hemos referido a la colaboración de Céspedes y Arbasia en la Ciudad Eterna al describir el retablo de la Cena.
En la nave central -prosigue M. Nieto- y sobre el tabernáculo se halla el gran fresco de la Santa Cena e que centra visualmente la atención sobre la institución de la Eucaristía, más las figuras de dos profetas que flanquean la puerta de acceso al tabernáculo. El fresco de la Cena se enmarcó posteriormente con una gran cornucopia barroca del siglo XVIII. [...] El resto del programa iconográfico es producto del reciente hallazgo de las reliquias de los mártires de Córdoba en la iglesia de San Pedro (1575), el descubrimiento y edición de las obras de san Eulogio por Ambrosio de Morales (1574) y la devoción del obispo Pazos, quien, unos meses después de su toma de posesión, en enero de 1583, propone y consigue la aprobación del Concilio Provincial de Toledo para el culto a los mártires cordobeses. Después de siete siglos de silencio volvían a recibir culto público los mártires del santoral mozárabe en medio de una enorme devoción y entusiasmo popular.
Al fondo de la nave de la Epístola -continua D. Manuel- se encuentra el óleo en lienzo de la Oración del Huerto sobre grabado de Durero -preparación espiritual para la muerte en relación con el martirio de los santos cordobeses-, y en el de la nave del
Evangelio otro óleo sobre lienzo con Jesús despidiéndose de su madre para ir a padecer» [...] en clara referencia también al hecho martirial. Cristo se presenta aquí como modelo de mártires. Igualmente, los intradoses de los arcos están pintados con una decoración de grutescos, ángeles y símbolos de la Pasión.
El rico y complejo programa iconográfico de la capilla tiene, pues, un marcado carácter de exaltación del martirio. Puede entenderse, como hemos visto, por la importancia de los hallazgos citados. Pero no se trata, en realidad, de una excepción ocasional. El Concilio de Trento, en su sesión XXV de 3 y 4 de diciembre de 1563, manda a los obispos que instruyan también a los fieles en que deben venerar los santos cuerpos de los santos mártires, y de otros que viven con Cristo, que fueron miembros vivos del mismo Cristo, y templos del Espíritu Santo, por quien han de resucitar a la vida eterna para ser glorificados, y por los cuales concede Dios muchos beneficios a los hombres. Por tanto, como en todo el orbe católico, también en Córdoba -Diócesis bendecida con un gran número de bienaventurados-, los Santos Mártires son modelo del cristiano que es capaz, con la gracia de Dios, de llegar a entregar la vida, perdonando a sus perseguidores, imitando con ello a Nuestro Señor Jesucristo.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba