Sabado,04 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de Santa Teresa o del Cardenal (1 de 2)

18 de Enero de 2015
Iglesia en Córdoba 450

Después del paréntesis navideño, tornamos a nuestro recorrido habitual allí donde lo dejamos, en el muro sur. Obviaremos, no obstante, la capilla de San Pedro -de ella, situada en el vestíbulo del mihrab, no queda más que la cripta y la lápida de doña Leonor Bocanegra- y la llamada de la Institución del Santísimo Sacramento o de la Cena, de cuyo retablo, ahora desplazado, nos ocupamos anteriormente. Por ello, visitaremos directamente la capilla de Santa Teresa, conocida también como del Cardenal. M. Nieto Cumplido nos dice [La Catedral de Córdoba, p. 370-373] que en la primera mitad del solar de esta capilla -anchura y profundidad del vestíbulo de la qibla- se asentaban, desde comienzos del segundo tercio del siglo XIV, las capillas de San Martín y de San Andrés. [...] por extinción del patronato de la capilla de San Martín y en virtud de los derechos que ostentaba sobre la de San Andrés, sus solares fueron dados por la Fábrica de la Catedral al cardenal Salazar para la construcción de su capilla de Santa Teresa y de su panteón, que, a la vez, tendría uso y nombre de Sacristía Mayor de la Catedral por también del espacio que desde la Dedicación de la Catedral servía de sacristía de la misma, conservando así parecidos usos a los que tuvo este lugar durante el periodo musulmán.

Puede resultar sorprendente la presencia de un cardenal de la Santa Romana Iglesia como obispo de Córdoba. No es el único caso, pero sí el que durante más tiempo compaginó su ministerio episcopal con la púrpura cardenalicia. Ciertamente, D. Pedro de Salazar y Toledo (16301706) había tenido una brillante carrera eclesiástica, como obispo de Salamanca y general de la orden de la Merced, antes de llegar a Córdoba en 1686. En 1697 -prosigue D. Manuel- encargó a Francisco Hurtado Izquierdo (1669-1725), maestro mayor de las obras de la Catedral desde 17 de marzo de ese año, el proyecto de su capilla [...] que tiene forma ochavada y consiste en una hermosa cripta, en la que el arquitecto hizo alarde de su gran pericia constructiva, y en la sacristía propiamente dicha sí por una escalera de tres tramos en mármol rojo de Cabra, situada tras la antigua capilla de la Cena.

La ejecución de las yeserías de la cúpula9 estuvo a cargo de Teodosio Sánchez de Rueda a partir de 1702. En 1705, Teodosio Sánchez talló el primer retablo de Santa Teresa frente a la entrada, sustituido posteriormente por el actual, de estilo neoclásico y estucado finísimo 9, y le fueron encargados los dos retablos-relicarios de la cripta. En los años 1709-1710 fue uno de los escultores que, junto con Domingo Lemico y Juan Prieto, intervino en la ejecución del sepulcro mármoles del ya difunto purpurado, obra proyectada por Hurtado en imitación de los sepulcros papales de Bernini en la basílica de San Pedro de Roma, pero queda por debajo de los modelos.

El cardenal Salazar es también conocido por la fundación de un gran hospital -hoy facultad de Filosofía y Letras-, importante institución benéfica de la que Córdoba carecía anteriormente. Por ello, la frase Pauperum Parens -padre de los pobres-, que podemos leer en su epitafio, no es una simple alabanza retórica. De las admirables obras de arte que atesora la capilla, hablaremos la próxima semana.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba