Domingo,09 de Agosto de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de la Epifanía o Santos Reyes

04 de Enero de 2015
Iglesia en Córdoba 448 ImagenEn la línea del artículo de la semana pasada, visitamos hoy esta capilla porque, aunque este hecho supone abandonar de nuevo nuestro recorrido habitual, nos permite en cambio adentrarnos en la solemnidad de la Epifanía, que celebraremos, el próximo martes, en torno a estos sugestivos personajes. M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 429430], nos informa de que por acta capitular de 18 de agosto de 1614 se aprueba “una escritura de venta de la capilla que está junto a la de el Santo Christo de la Uña 9 en esta yglesia que se avía echo en favor del sr. lic. Baltasar de Nájera de la Rosa, racionero”, [...] quien había ingresado en el cabildo cordobés en 1608. [.] El plano de planta de la Catedral de 1741 confirma su título llamándola “de los Reyes”.

Su retablo m, -continúa D. Manuel- flanqueado por dos columnas estriadas y compuesto de banco m, gran registro central y frontón -

tancia por el gran relieve en madera y rico colorido de la Adoración de los Reyes

puede verse en la hornacina central una imagen de Santa Bárbara pequeños lienzos a sus lados de la Anunciación de la Visitación de María a Santa Isabela. El registro central está ocupado por el hermoso relieve de la Adoración de los Reyes en su iconografía tradicional. En efecto, la Santísima Virgen María, vestida de jacinto y azul® -colores de alto valor simbólico-, presenta el Divino Niño®, que bendice a los Magos®;-mientras San José, dirigiendo su mirada hacia nosotros, asiste a la escena en segundo plano Magos, que encarnan las tres razas y las tres edades del hombre -juventud, madurez y vejez-, ofrecen sus dones

el cielo, campea la estrella. Sobre el frontón del retablo -prosigue D. Manuel-, relieve en madera y color del Padre Eterno Esa estrella misteriosa nos remite al profeta Balaam, originario de Mesopotamia, que, siglos antes del nacimiento de Cristo, había anunciado [Nm 24:17]: Lo veo, pero no ahora; lo contemplo, pero no de cerca: una estrella se alza desde Jacob, un cetro surge de Israel. El cetro que surge de Israel sugería, evidentemente, el nacimiento de un rey, pero no cualquier monarca, sino aquél profetizado por Jacob [Gn 49, 10]: No se irá de Judá el báculo, el bastón de mando de entre tus piernas, hasta tanto que se le traiga el tributo y a quien rindan homenaje las naciones. La estrella anunciaría, pues, al Mesías. Por eso, no es extraño que los Magos, al llegar a Jerusalén, sorprendieran a todos preguntando: «¿Dónde está el rey de los judíos recién nacido? Porque hemos visto su estrella en el Oriente y venimos a adorarlo» [Mt 2,2].

Verdaderamente, es fascinante profundizar en la lectura de la Sagrada Escritura y contemplar cómo el Antiguo y el Nuevo Testamento, ambos Palabra de Dios, están íntimamente relacionados: el Antiguo, como profecía; y el Nuevo, como cumplimiento y plenitud de lo anunciado. Esta es la causa de que los Libros Sagrados se hayan convertido, también en nuestra Catedral, en una fuente inagotable de inspiración para el Arte, y, por ello, también para los comitentes y artistas que, durante siglos, han enriquecido el edificio con altares y capillas. Se fue otorgando así a la antigua Mezquita Omeya el inequívoco y definitivo aspecto que corresponde a lo que es y ha sido desde hace ya 775 años: la Catedral de la Diócesis de Córdoba.
Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba