Sabado,04 de Abril de 2020
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Capilla de Jesús, María y José

28 de Diciembre de 2014
Iglesia en Córdoba 447

Puede parecer extraño que, a pesar del gran número de capillas que se distribuyen por nuestra Catedral, ninguna esté consagrada a la Natividad de Nuestro Señor Jesucristo. No obstante, no faltan aquí y allá numerosas representaciones relativas a los misterios de la Navidad. Por ejemplo, recordarán que ya contemplábamos una hermosa Adoración de los Magos en la capilla de San Salvador y San Ambrosio.

Pues bien, en consideración al tiempo litúrgico que vivimos, nos apartaremos hoy de nuestro recorrido habitual, para visitar la recientemente restaurada capilla de Jesús, María y José, la Sagrada Familia, cuya fiesta celebramos este domingo. M. Nieto Cumplido [La Catedral de Córdoba, p. 445] nos indica que se alberga en uno de los arcos del lado Norte del coro. El acta capitular de 27 de agosto de 1611 deja constancia de su fundación en estos términos: “Cabildo para ver si se dará al sr. canónigo dr. Diego López de Frómesta el sitio que pide de una capilla o hueco para ella de las colaterales del Coro para entierro y capilla suya”. Tres días después, el 30, se le concede el sitio solicitado.

Dejemos que D. Manuel nos describa el retablo, formado por un cuerpo dividido en registros por medio de columnas y pilastras corintias, y ático. Las pinturas, cuyo autor aún no es conocido, representan a San Juan Bautista (registro lateral izquierdo), Santiago (registro lateral derecho) y las Dos Trinidades o Sagrada Familia (registro central). Si recuerdan, ya comentamos una pintura del mismo asunto en la capilla de San Antón. Nos hallamos ante un tema iconográfico que surge a fines del siglo XVI al establecer un paralelo entre la Trinidad celeste con Dios Padre y el Espíritu Santo en la gloria, y el Niño, como lazo de unión con la tierra, acompañado de la Virgen María y San José. Con ello, se trataba de afirmar, después de la ruptura protestante, la humanidad de Jesús, destacando también las figuras de sus Padres en la tierra Sobre las dos pinturas laterales, -continúa D. Manuel- otras de San Pedro y San Pablo. En el ático, lienzo con la figura del Salvador. Además, en los tabiques laterales de la capilla se ubican dos pinturas, que representan la Adoración de los Magosté y la Ascensión.

Con respecto al cuadro central, D. Manuel dice: el anónimo autor de este lienzo realizó una composición equilibrada, de rigurosa simetría, de resabios renacentistas. La luz, fuerte y dirigida, acentúa la monumentalidad de los volúmenes de las figuras, destacando sobre un fondo de paisaje. En otro orden de cosas, podemos también observar en esta pintura los atributos del Padre, -el cetro coronado por la tiara y el orbe tripartito, culminado con la cruz, que portan dos ángeles-, además del escapulario de Jesús, en el que, si nos fijamos, descubriremos representaciones en grisalla que muestran los arma Christi, o elementos alusivos a la Pasión del Señor. En efecto, es muy frecuente que en amables y risueñas representaciones del Niño Jesús aparezcan ya elementos referidos a su muerte en Cruz. En este caso, el canónigo don Diego López de Frómesta y el desconocido artista también nos advierten con ello de que ese Niño, que da la mano a su Santísima Madre y a San José, es el mismo Dios hecho Hombre que, por amor, terminaría entregando su vida en la Cruz, para darnos a nosotros vida eterna.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba