Martes,19 de Septiembre de 2017
Imagen de Mis favoritos
Imagen del Mapa del sitio
Imagen de contacto
Icono del RSS

Una institucion poco conocida

Música
21 de Mayo de 2009

Otra de las manifestaciones de enseñanzas que se practicaron en este centro cultural fue la de la música. Ya en la época del Emirato, en el siglo IX, el famoso Ziryab (literalmente “mirlo”), venido de Bagdad, fundó en esta ciudad el primer conservatorio de música que se conoce a través de las fuentes árabes citadas. En este centro se estudiaban tres tipos de cursos:

- Primer grado: el ritmo, el metro y las letras de canciones enseñadas con acompañamiento de instrumentos musicales (origen de nuestros villancicos).
- Segundo grado: el dominio de la melodía.
- Tercer grado: una introducción a las glosas que iban a acompañar después a cada Zejel, Jarcha y Muw
schaja.

Tenían un método ingenioso de enseñar a los cantores. Se les hacía sentar en un cojín redondo alrededor de una columna cualquiera donde estaba sentado igualmente el Falha-Al-Mencu (posible origen etimológico del flamenco) o profesor de música, quien obligaba a los alumnos a emplear su voz al máximo. Si se veía que este era débil, le ataba un turbante alrededor de la cintura para que aumentara su potencia y si el estudiante tartamudeaba o apretaba los dientes, le metía en la boca una pequeña pieza de madera para abrir sus mandíbulas, ordenándole que pronunciase ciertas palabras, y, si lo hacía claramente, era admitido en la escuela de la Madrazá.

Después del ya citado Ziryab, otro extraordinario música árabe cordobés fue Ibn Firnas, al que le siguió Isbn Abd-Rabbih, autor de un tratado de canciones al que solamente superó el de Ibn Bachchah.

Aparte de todo esto, lo más importante que el Islam cordobés aportó a la cultura occidental mediterránea en este género, fue el conocimiento de muchos instrumentos musicales que conocemos: el laúd, el arpa, la citra, la pandereta, el tambor y, principalmente, la guitarra.
En resumen, se puede afirmar que la música, el canto, la poesía y el baile son los ingredientes antropológicos que expresados por este pueblo cordobés, quien simbiotizado con el judío, echarán a andar una expresión popular a la usanza medieval de los trovadores y juglares europeos que, con la aportación del folclore gitano posterior, con la entrada de los Reyes Católicos en la Granada del siglo XV, todo ello simbiotizado a las oportaciones posteriores de la personalidad andaluza de los siglos XIX y XX, constituyen hoy el más puro arte flamenco.

Catedral Cordoba

Patrocinadores

Patrocinadores

W3C W3C W3C Ayuntamiento de Córdoba Capital Europea de la Cultura 2016 Turismo de Córdoba